sábado, 18 de enero de 2014

PALABRA ES PALABRA

En la imagen - disculpad la baja calidad de la misma realizada con un móbil obsoleto pues se me estropeó la cámara de fotos - mis amigos franceses padre e hijo Eric y Jean Pierre en el momento que les hago entrega del canario Campeón de Catalunya FOCDE 2013. ¿Y por qué te desprendes de tan preciado ejemplar? Porque la palabra dada hay que cumplirla, palabra es palabra. Y por error mío, todo sea dicho. Más que de un error de una falta de previsión. Os explico como ha ido todo: el 15 de Diciembre anterior participé en Canohès (Francia) en un campeonato local de timbrado y la semana anterior a este concurso varios amigos franceses me solicitaron les hiciera una lista de ejemplares que tenía disponibles para cesión acabados los concursos. Y Jean Pierre, tras escuchar mis canarios en el concurso, anotó las anillas de los ejemplares que más le gustaron entre los disponibles en la lista que le proporcioné y me confirmó la compra de tres machos y dos hembras a recoger en mi domicilio pasadas las fiestas de Navidad. La semana siguiente el 22 de Diciembre me tocó mi premio gordo particular y me proclamé en categoría individual Campeón y Subcampeón de Catalunya FOCDE con la casualidad de que el campeón anilla T-494 831 fue uno de los machos que Jean Pierre me había solicitado. Y se lo entregué sin rechistar pero, sinceramente, a contravoluntad por el gran valor sentimental que este timbrado tiene para mí. A nivel genético y reproductivo no considero que me afecte en mi aviario pues tengo a su padre - el año anterior ya me proporcionó un descendiente de 92 puntos - y una hermana suya. Ahora bien, de la experiencia se aprende y en lo sucesivo cuando reserve algún macho o hembra lo haré bajo la condición de que el canaricultor interesado admita que si el ejemplar reservado se clasifica entre los 3 primeros en concurso quedo deslibrado de cumplir mi palabra. Dicho esto, ha sido un placer entregar tan magnífico canario a mis amigos Eric y Jean Pierre timbradistas con gran afición a pesar de las grandes dificultades que entraña serlo en Francia por la escasez de criadores, buenos timbrados y jueces. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario