domingo, 2 de marzo de 2014

Raymond Poiré, timbradista francés.

30 de Noviembre en Medinyà Girona. Unos 20 timbradistas escuchan atentos excelentes canarios de canto, entre ellos algunos ejemplares premiados en concursos y un SubCampeón del Mundo. Entre los timbradistas tres criadores franceses y totalmente concentrado sin perder detalle, Raymond Poiré. Finalizada la sesión se  me acerca diligente y con suma educación me solicita si está disponible para la venta el anilla 53, un timbrado de 92 puntos primer premio en L'Hospitalet, mi favorito uno de mis mejores canarios. En el transcurso de la conversación al momento detecto que estoy ante un grande, un aficonado con una sensibilidad especial para los canarios de canto. Raymond me describe con precisión y detalle los giros y notas de canto de cada uno de los 60 timbrados que hemos escuchado y sabe seleccionar sin error los mejores ejemplares. 
¿Quién es verdaderamente Raymond Poiré? Ni más ni menos que cinco veces Campeón de Francia de canarios de canto malinois, algo muy difícil de conseguir dada la enorme competitividad que esta raza de canto tiene en el país vecino y el gran número de criadores que la cultivan. ¿Por qué cría timbrados? Estuvo unos años al principio de jubilarse y asentar su residencia en la bonita localidad de Portvendres sin criar malionois. Cedió sus canarios a dos amigos suyos con el compromiso de que cuando regresara a la afición iría a solicitarles canarios. Desgraciadamente fallecieron sus amigos y se perdió su linea de canarios. Y, ni corto ni perezoso, a los 71 años empieza a criar timbrados. Expuse en un artículo anterior que es muy difícil ser timbradista y francés pero Raymond partiendo de 2 machos y 4 hembras en dos años ha conseguido timbrados de hasta 94 puntos. Y continua en linea progresiva: al detectar una pequeña bajada en el rendimiento de canto de sus canarios el año anterior, ha seleccionado varios ejemplares procedentes de tres criadores con el criterio de introducir nuevas notas y floreos susceptibles de enriquecer su aviario. Para asegurar el tiro, ya ha grabado con una grabadora de tecnología acústica alemana las mejores notas de cada canario para componer una canción que pueda aplicarse en la educación de los noveles. 
 
De cada aviario que visito extraigo algún detalle ya sea referente a las jaulas, bebederos, comederos, limpieza, organización, que puedo aplicar para mejorar mis modestas instalaciones. En el de Raymond Poiré se ha tratado mucho más que de detalles: pulcritud extrema, aspirador silencioso para no molestar a los canarios, una guía completa del horario solar de cada día del año y la incidencia de la luz del sol en el aviario para poder ajustar la luz artificial en consecuencia, un armario de cría adaptable como armario de canto, una cortina especial para educar que deja pasar la intensidad justa de luz, nidos de madera fabricados artesanalmente por él mismo que si los patentara seguro que obtendría un beneficio económico, jaulas de canto igualmente fabricadas por él mismo, voladeros exteriores adaptados a la roca natural con un cordón eléctrico anti gatos,... 

Raymond es un pozo de ciencia, un hombre de mente despierta que atiende y escucha, un creador de nuevos conceptos aplicados a la ornitología. Y lo más importante, una buena persona que ha insistido en invitarnos a comer y nos ha agasajado en su propia casa con una completísima comida gastronómica francesa amenizada con cuatro variedades de vinos de la región tan bien seleccionados como sus magníficos timbrados. Merci Beaucoup, Raymond. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario