domingo, 15 de enero de 2017

Muerte súbita en canarios

Tan tranquilo como estaba este domingo por la mañana en mi aviario limpiando jaulitas y aseando el recinto al tiempo que escuchaba un lote de machos timbrados. Un domingo plácido como otro cualquiera, no pensaba que se iba a complicar el día y con funestas consecuencias. Todo ha ocurrido en unos breves dos o tres minutos, rápido, muy rápido. 
En un segundo de despiste, al levantar la rejilla inferior de la jaula, se me escapa un macho que sale disparado con un vuelo errático. Nada nuevo para mí que se escape un pájaro de su jaula, la suerte que el aviario está en un recinto cerrado y capturar el pájaro resulta de común tarea sencilla; dispongo de una red con mango largo preparada al efecto. Sigo al canario con la mirada hasta que se posa encima de una estantería elevada cercana al techo del garaje donde está el aviario. Sin dejar de visualizarlo un solo momento, tomo la red y una escalera -el techo es bastante elevado. Lo capturo al momento, pobrecito, estaba quieto y me miraba con ojos asustado como si fuera un niño descubierto en alguna trastada. Hasta aquí todo normal pero al introducir el bonito timbrado en la jaula de canto éste, automáticamente, cae fulminado al suelo al tiempo que emite unos gorjeos de alarma. Jodo, un infarto -pienso- y lo pongo bajo el grifo con el objetivo de intentar reanimarlo. Mal remedio creo que ha sido, aunque desconozco otro mejor para solucionar estos casos. Tampoco es cuestión de llamar al 112 para que envíen un equipo de reanimación. El pobre animalito ha ido ladeado la cabeza mojada, cerrando los ojos y contrayendo el cuerpo hasta, tras emitir unos sutiles silbidos, quedar inerte, sin vida, en mi mano. Me lo he quedando mirando unos minutos, reflexionando sobre lo que ha pasado. Era un timbrado sano, un buen canario tan vago para cantar como bueno cuando le daba la gana entonar, el anilla 14 2016 hijo de la pareja 2 2016. Mi opinión es que el pájaro se ha asustado al verse libre y esta estresante situación le ha creado un estado emocional crítico que su corazón no ha superado. ¿Qué opinais?



5 comentarios:

  1. Que el pajaro se moja con un pulverizador no debajo el grifo

    ResponderEliminar
  2. Lo siento compañero

    El tenerlos en las jaulas de canto excesivo tiempo puede tener esos resultados.Mi abuelo me enseñó que una temporada en un voladero de verdad es la mejor preparación para un canario.Deberíamos hacer como con los halcones...pesarlos de vez en cuando o cuando menos revisar su estado físico,No se si es el caso pero a lo largo de mi vida he visto canarios excesivamente gordos morir por un sobresfuerzo.

    ResponderEliminar
  3. Lo lamento mucho en mi humilde opinion he vivido lo mismo ......un pajaro que canta sano y alegre lo he tomado para cambiarlo de aposento y ha muerto al instante de soltarlo....creo sentir su corazon con ritmo cardiaco super alterado y su corazon no lo soporta....de verdad es lamentable tu perdida ...pero a muchos nos ha pasado...saludos desde costa rica

    ResponderEliminar
  4. esto es así, la selección de una raza puede conllevar este tipo de casos(muertes prematuras,infertilidad ,riesgos de contraer enfermedades con facilidad...)a mi me ocurrió algo similar,suelo usar un macho para varias hembras, pues al meter el macho para que pisara,éste se puso a la tarea cayendo fulminado tras la copula...la diferencia es que este murió en acto de guerra como un héroe.

    ResponderEliminar
  5. Ami me paso hace años con un pinzón de concurso , después de ocho años ganando en los concursos , me kito de la afición y lo meto en una voladera..fue meterlo y empezó a subir para arriba y cayo desplomado muerto..dan mucha pena.fue él cambio acostumbrado a su jaula pequeña tantos años ....

    ResponderEliminar