miércoles, 17 de febrero de 2016

Adelantada la temporada de cría.

Que hay un cambio climático y que el tiempo está loco estamos hartos de escucharlo. Y tal vez haya algo de razón en esto. Es una realidad que llevamos 90 días sin que haya caido una gota de agua y con un invierno anormalmente cálido con temperaturas que se acercan a las primaverales. Estos factores y la claras evidencias de la disposición de las hembras al apareamiento me animó a juntar las parejas bastante antes de lo habitual, en la temprana e inusual fecha del 24 de Enero. Aproximadamente unas tres semanas antes que en años anteriores. También influye el adelanto que por mi actividad laboral a partir de Mayo estoy muy ocupado y prefiero avanzar tanto como es posible el apareamiento pues así dispongo de tiempo para atender parejas y pichones con la debida dedicación. Además el adelantar la postura me permitirá -espero- poder llevar a cabo una tercera puesta con algunos ejemplares concretos y/o efectuar algunas pruebas con parejas diferentes. En todo aviario tiene que haber un departamento de I+D (investigación más desarrollo por si alguno no pilla lo de I+D). Cierto que me he sentido extraño, como si hiciera algo mal hecho o actuara contra natura pero la decisión de iniciar antes de tiempo considero que ha sido acertada, y los resultados me dan la razón. Hago constar que mis pájaros viven, y muy bien por cierto por lo que aprecio, en un apartado del garaje bajo una claraboya con luz natural y ayudados con luz artificial debidamente regulada. 


Este año he puesto nueve parejas, una menos que el año anterior. Busco sobre todo fijar mi propia linea, centrar los esfuerzos en los canarios que me gustan. Repito con dos parejas dados los buenos resultados obtenidos por sus descendientes el año anterior y, el resto de parejas, básicamente están formadas por ejemplares nacidos en mi aviario salvo dos machos muy de mi gusto que incorporo nuevos y una hembra cuyo hermano cantaba como los ángeles. Espero que sus hijos se le parezcan. Bueno, que ya me estoy enrollando. Decía unas líneas más arriba que los resultados me dan la razón y es así con datos objetivos. De las nueve parejas apareadas el 24 de Enero a fecha de hoy 16 de Febrero siete ya han completado la primera puesta con un total de 38 huevos y una media de 5.43 huevos/pareja que está más que bien. 


La felicidad no puede ser completa. Una hembra rechazó sin contemplaciones y se peleó - la teníais que haber visto, qué mala leche gasta  la mala p... era entrar un macho en la jaula y empezar a gruñir- con los dos novios que le puse. Comportamiento extraño el de esta bonita isabela. Hizo el nido con normalidad, se metía en él y parecía presta a poner. En definitiva, todas las señales correctas  pero era acercarle un macho dentro de la jaula, incluso con rejilla y se abalanzaba sobre él con una violencia inusitada mostrando un total rechazo hacia el mismo. ¿Será lesbiana? Sin embargo, aprecié que puso huevos de celo e inició con total dedicación la incubación de los mismos sin pisar, con lo que la he utilizado de nodriza. Y una segunda hembra ha ido ciertamente muy retrasada aunque esta última semana sí ha iniciado la construcción del nido y ha sido debida y reiteradamente fecundada por el macho asignado, que es lo que procede. A ver qué será, ahora vienen unos tres meses de trabajo constante con total dedicación. Ya os iré diciendo el qué. A finales de esta semana ya espero descendencia. Bueno, vamos hablando que es tarde y mañana hay que ir a trabajar. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario